La historia de los CD de música y las galletas maría

Navegando por uno de los miles..., digo cientos..., digo tres o cuatro blogs que sigo diariamente (jejeje, quizás unos pocos más...) he encontrado este interesantísimo símil entre las galletas maría y los CDs de música.

Disfrútenlo (el autor y las fuentes estan citadas al final del post):


Hoy vamos a proponeros una pequeña y sencilla metáfora para que veamos como ha evolucionado la industria musical y como las compañias de discos y las sociedades de derechos de autor nos tratan..

Imaginemos que los CD de música fueran galletas. ¿¿Galletas?? Sí sígueme el royo al fin y al cabo ambos son redondos…algo en común tienen ¿verdad?.

Tenemos a las grandes productoras musicales invadiendo el mercado y ofreciendo a todo el mundo las típicas ‘galletas maría’ todas con el mismo sabor, la misma forma y todas vendidas en grandes superficies.

Estas empresas son muy felices porque todo el mundo desayuna sus galletas, pero un buen día alguien descubre cual es la receta de las galletas y decide hacerlas en su casa.

Como el chico que descubrió la receta es un buen tipo y no se comió todas las galletas que hizo, las reparte desde su casa a sus amigos y además de dejarles estas galletas les da la receta para que ellos mismos puedan hacer más y compartirlar con otros amigos suyos.

Poco a poco esta red de amigos va creciendo (P2P) y la gente descubre que puede modificar la receta original añadiéndole nuevos sabores, descubriéndose nuevos valores musicales en esta nueva red de amigos.

Cada más vez la gente se vuelve más exigente y ya no se conforma con comprar un paquete de galletas donde sólo una estaba rica y las demás estaban rancias.

Ahora la gente exige un mejor producto, pero las compañías de música/galletas, en vez de disminuir el precio de sus paquetes de galleta, lo que hace es ponerles un lacito (dvd de regalo) y le suben el precio para compensar esos ingresos que ya no tienen.

Pero por si fuera poco y sin ningún permiso, entran en nuestras casas y nos acusan de robar y de asesinar a su industria de galletas/música. Y aunque les decimos que nosotros no hemos robado nada, que los paquetes de galleta siguen en sus estanterías y que lo único que hicimos fue copiar su receta ellos patalean, gritan…

Como tienen tanto dinero de todos esos años en los que no había nada más que galletas maría y todo el mundo se las compraban, consiguen formar un sociedad con animo de lucro (SGAE) e imponernos un impuesto revolucionario que hace que tengamos que pagar cada vez que vayamos a desayunar (¡¡¡aunque no comamos galletas!!!).

De esta forma las compañías se ríen de nuevo (de nosotros) pensando que sus negocios estaban salvados, pero se olvidan de que a la gente ya no le gustan esas galletas maría…

La gente, todos nosotros, queremos nuevos productos, la música seguirá existiendo, pero no queremos más David Bisbal o a otro Bustamante. Ya hemos sufrido bastante los gallos de uno y las vueltecitas gilipollas del otro.

Queremos disfrutar de la música en todo su sentido y con todo su sabor, sin embalajes, música pura y que nos llegue directos al corazón. Esa música nunca morirá…


Desde mi punto de vista, creo que este artículo tiene mucha verdad camuflada en un simpático símil. La verdad es que abusan de los precios de los CDs de música y lo de la SGAE me parece una marranada total. ¿Por que me obligan a pagar un puñetero canon si lo que grabo en mis CDs son mis archivos personales (fotos de mi propia cámara, mis diseños web...)?

Aunque para el canon en los CDs/DVDs hay una solución. Solo hay que comprar dichos soportes a Portugal, a Andorra o algún otro país cercano por internet. No es broma, yo hago eso.

Saludos!!

Artículo citado escrito por Nekrodomus para geekets.com

0 comentarios: